miércoles, 30 de marzo de 2011

El tipo, la fuente, la familia y la tipografía


La tipografía está hoy al alcance de todos. Prácticamente todo el mundo sabe de qué le estás hablando si le dices: Arial o Comic Sans, por ejemplo (sí, son una caca de ejemplos, pero sirven). ¿Quién no ha usado fuentes como la Times, la Helvetica, la Verdana, la Courier o la Garamond en sus documentos PowerPoint o Word, o en sus correos electrónicos? La actual generalización de tecnologías que incorporan tipografía ha propiciado, como es natural, que se difundan también entre el público general una serie de términos antes especializados y que ahora usa todo el mundo, aunque se suelen emplear erróneamente, algo que ocurre en español y también en otras lenguas. Me propongo desenmarañar un poco el lío que existe con algunas de las palabras más usadas y que se prestan a mayor confusión cuando hablamos de las letras que vemos impresas o que nos aparecen en el monitor del ordenador.

Tipografía 
(typography
La tipografía es la disciplina (arte, oficio, ciencia... según como cada uno lo entienda) que engloba el diseño de alfabetos, números, signos de puntuación y símbolos en forma de tipos, fuentes y familias tipográficas y la composición de textos con estos para después imprimirlos o representarlos en pantalla; la tipografía es también el estudio de la evolución y la historia de los tipos. Lo malo es que, con el acceso generalizado a la tipografía a través de las nuevas tecnologías, en el ámbito no especializado (y en parte del especializado) se está imponiendo el uso erróneo del término "tipografía" para designar al conjunto de caracteres de un diseño concreto, es decir, que se utiliza como sinónimo de lo que se llama "tipo" o "fuente tipográfica". Y este mal uso acabará por imponerse totalmente, me temo, con lo que la confusión será todavía mayor.
Resumiendo: la tipografía es la disciplina y no debe confundirse con el objeto de la misma: los tipos. O sea, decir: "la tipografía Arial" es una aberración.

Tipo 
(type/typeface
Un tipo es cada una de las piezas prismáticas de metal (aunque también pueden ser de madera) que presenta en una de sus caras un carácter en relieve (letra, número, signo de puntuación o símbolo) de un diseño concreto y que se utiliza para componer textos y después imprimirlos. Por extensión (y lo mismo ocurrió en inglés con el término type), se pasó a llamar también "tipo" a todo el conjunto de caracteres de un diseño tipográfico concreto en un tamaño determinado (un tipo era Garamond en redonda de 12 puntos, por ejemplo) y que se almacenaba en una caja (mejor dicho, en dos, las consabidas caja alta y caja baja). Ahora ya no existen los tipos metálicos, ni se clasifican en cajas, sino que la tipografía es íntegramente digital, por lo que en el ámbito del diseño gráfico se suele utilizar "tipo" (type) como sinónimo de "fuente" (typeface/font): en la actualidad, se utiliza para definir de manera genérica un conjunto de caracteres de un mismo diseño: Garamond, Univers o Frutiger, por ejemplo, son tipos. 
Resumiendo: del "tipo" original (cada pieza de metal) se pasó antiguamente al "tipo" más genérico (todas las piezas de un mismo diseño y tamaño) y ahora, en el mundillo tipográfico, se utiliza "tipo" para todo el diseño en general (en todos los tamaños y variantes estilísticas: cursiva, negrita, chupada, etc.).

Fuente o fuente tipográfica 
(typeface/face ≠ font
Aquí tenemos otro problema, porque en inglés (como ocurre en español con "tipo" y "fuente") se usan actualmente dos términos de manera casi indistinta, aunque estrictamente no son sinónimos. La palabra typeface (o su forma abreviada: face) designa un diseño tipográfico determinado (por ejemplo, la Garamond es una typeface), es decir, corresponde ahora a lo que en español el público en general denomina (según los puristas, erróneamente) "fuente" y el sector de la tipografía (es decir, los puristas) "tipo". La palabra font designaba originalmente a todo el conjunto de caracteres de un diseño tipográfico concreto fundidos en un tamaño determinado (una font era el conjunto de tipos Garamond en redonda de 12 puntos, por ejemplo) es decir, correspondía a la segunda acepción de "tipo" en español. Más tarde, pasó a designar sólo a cada uno de los estilos de un diseño concreto (redonda, negrita, cursiva) de cualquier tamaño (la Garamond negrita era una font). En la actualidad, en inglés se utiliza font para designar al conjunto de letras, números y símbolos (ya sean en forma de tipos metálicos o de archivos digitales) de una typeface o face, es decir, de un diseño determinado. 
Una buena analogía, en términos musicales, podría ser: typeface corresponde a una canción y font a un archivo MP3. Nadie dice: ¿Has oído el último MP3 de los Rolling Stones?. 
Con la llegada de la autoedición y los tipos digitales, todas las aplicaciones de diseño y maquetación, profesionales o no, utilizan en su versión en inglés el término font para designar a cada uno de los diseños tipográficos genéricos (Garamond, Caslon, Times New Roman, Courier, etc.) y se ha optado por traducirlo al español como "fuentes" (menos en algún que otro software, donde algún cateto las ha traducido como "tipografías", contribuyendo al error antes mencionado). Así que el público no especializado (o sea, casi todo el mundo) las llama "fuentes" .
Resumiendo: aunque en origen eran términos que designaban cosas distintas, las palabras inglesas typeface y font son en la actualidad prácticamente sinónimos. En español, corresponden respecticamente a "fuente" y "tipo". Podríamos decir, simplificando mucho, que "fuente" es lo que usamos y "tipo" es lo que vemos.

Familias 
(de fuentes, de tipos, tipográficas, estilísticas... font families, typeface families, families of typography, typographic families...)
En esto de las familias existe un verdadero caos, tanto en inglés como en español, en el concepto y el uso de nomenclaturas y sus correspondientes definiciones, según las fuentes que se consulten. Yo propondría, para empezar, separar el término "familia" en lo referido a la tipografía en dos conceptos: familia de fuentes y familia tipográfica.
Familia de fuentes: conjunto de las distintas variaciones estilísticas (cursivas, negritas, anchas, chupadas, redondeadas, huecas, etc.) de un mismo tipo o diseño tipográfico básico. Por ejemplo, la familia Univers engloba la Univers Extended, la ExtraBold, la Condensed Light, la Ultracondensed, la Bold Oblique, la Black, etc.
Familias tipográficas: clasificación (de manera más o menos ambigua y sujeta a innumerables denominaciones en función de quién clasifique) de los distintos tipos. Podrían ser familias tipográficas, según una clasificación más o menos histórica: las humanistas, las garaldas o de estilo antiguo, las góticas, las romanas, las de transición, las modernas... Podrían ser familias tipográficas, según una clasificación por estilos de diseño o atributos formales: las de fantasía, las script o caligráficas, las stencil, las monoespaciadas, las de remates, las de palo seco...

En definitiva, una fuente es el conjunto de letras, números y otros signos y símbolos que siguen un diseño tipográfico determinado, o sea, un tipo. Es decir, fuente se usa como sinónimo de tipo, pero el primero es el término que se suele emplear más hoy en día en el ámbito general. Tipografía nunca es sinónimo de tipo ni de fuente. En mi opinión, los conceptos de familia tipográfica y familia de fuentes tampoco deberían ser sinónimos.

3 comentarios:

  1. A lo que se llamaba "font" en inglés en composición manual con tipos móviles, en castellano se le llamaba "póliza".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es interesante que en francés la palabra «póliza» continúa vigente: ellos se refieren a las fonts como polices.

      Eliminar
  2. Cierto, Silvia. Gracias por la aportación. :-)

    ResponderEliminar